6:00
0
Quien no ha escuchado la expresión “déjame son mis hormonas”, y es verdad, son ellas las causantes de muchos de nuestros comportamientos, a veces por exceso a veces por falta de ellas. 

Resaltando la importancia en la excitación de otras células y obtener así respuestas inmediatas, las hormonas nos permiten entre otras cosas, la activación, para “poner al tiro” o “Despertar” nuestros sentidos, en un estricto sentido metabólico, pero bueno, a veces la deficiencia o falta de estas son notorias en nuestros cambios de humor. 

Las hormonas son producidas por las glándulas endocrinas, ubicadas en varias partes del cuerpo, para cada tejido tenemos una hormona que la ayudará, estás se transportan por la sangre, de aquí que cuando las mujeres presentan su ciclo menstrual, recurran a una escasez de hormonas, por la pérdida de sangre, que es “regulada “por otras que en exceso les provocan cambios de humor muy marcados o prominentes en su periodo menstrual. 

Sin embargo los varones también tenemos, hormonas que resaltan el sistema de musculatura más marcado que las mujeres, también el de la sexualidad está comprobado que poseemos un nivel más alto y el del olor corporal. Sin embargo existen otras hormonas no tan conocidas como las que provocan el sueño, el hambre, la sed, la ansiedad, la felicidad, el miedo, etc. 

Cada una juega un papel importante en los procedimientos de la vida diaria, de aquí que debemos evitar el consumo de productos que afecten las glándulas, como el alquitrán, que reduce la hormona del sueño, con lo cual provoca insomnios y un desgaste cerebral, que puede terminar, en un tumor, o cefaleas, derrame o embolias. un punto importante, las hormonas y sus respectivas glándulas endócrinas necesitan funcionar en condiciones constantes y de manera correcta, la poca producción o en exceso puede producir complicaciones en el organismo, por ejemplo: existen varias hormonas, la adrenalina inhibe el dolor en cierta manera, porque al activar el sistema simpático del cuerpo te genera una excitación, en la cual si sufres cualquier golpe no lo vas a sentir en el mismo momento sino cuanto esa acción que te generó la excitación termine. 
Las endorfinas son sin embargo las que suprimen el dolor en su mejor efecto, ya que son sustancias producidas por la hipófisis que se encargan de inhibir el dolor. Entonces ¿qué tan importantes son? Aquí nace la analgesia congénita, enfermedad hormonal en la que el paciente no siente dolor por ningun medio, entonces se convierte en un peligro debido a que si en este caso, podrías tener accidente por no tratarte heridas o auto mutilarse por mera curiosidad. Hay otro trastorno llamado insomnio familiar letal, el cual por la inhibición de la melatonina, hormona del sueño, el enfermo se hunde en un eterno insomnio en el que el cansancio y la muerte de miles de neuronas al día terminan por mandarlo a estado de coma o morir. 

La alteración de la producción de hormonas de sexualidad nos puede llevar a cambios tan radicales como la apariencia del sexo opuesto, es decir, con hormonas masculinas (testosterona), podemos hacer que una mujer desarrolle musculatura, complexión, olor, incluso características como la barba y bigotes de un hombre, es decir pueden transformar los caracteres primarios de un género. 

Cuidar nuestro cuerpo de todo tipo de adicciones además de traumatismos o golpes severos, nos ayuda a mantener en estado óptimo nuestras secreciones hormonales, cabe mencionar que existen también problemas relacionados con la herencia, lo cuales ya necesitan ser tratados con activos llamados hormonas sintéticas, es decir, manipulados en laboratorios con instrucciones para un trabajo en específico, las cuales son introducidas al organismo por medio de fármacos. 

Solo es cuestión de poner atención a nuestro cuerpo y tomar en cuenta las prevenciones que nos indican diversos productos o alimentos, para seguir con nuestras hormonas y glándulas en buen estado, no es muy complicado,solo hay que saber valorar nuestro organismo.
--- --- ---
José Carlos Garrido Hernández

Sigue por E´mail