6:14
0
El título es demasiado grande, e igualmente complejo, sin embargo podemos enriquecernos con los conceptos básicos de la genética, para esto definamos a genética como: la herencia biológica que transmitimos de una generación a otra, llamemos paquete personal de identificación de caracteres. 

Cuántas veces hemos escuchado la frase “Saco los ojos de su madre”, “Tiene el cabello de su padre”, “Ese carácter lo heredó del abuelo” y cabe mencionar que están en lo correcto, pues puede ser cierto, todo depende de la fuerza del material genético de cada una de las familias a través de las generaciones. 

Nuestra familia nos ha dado a través del tiempo un paquete genético de mezclas, la reproducción con diferentes familias ha enriquecido nuestro ADN con cientos de millones de características, algunas heredables y físicas, otras que nunca se manifiestas y que obviamente se transmiten a nuestros descendientes. 

Los genes dominantes y recesivos definen, en cada género, que paquete de características se donaran a sus descendientes, para hacerlo más claro llamemos a un gen paterno “barras”, y a uno materno “columnas” cuando se realizan mezclas opuestas como en el caso mencionado; se puede, ya sea obtener dominante una característica (ya sea barras o columnas) o crear una nueva mezcla que se compone de las unión de dos tipos (complejo; barras- columnas), creando un nuevo gen, que posiblemente, determinando la pareja que tenga este nuevo gen en el futuro, o la propiedad del gen; sea dominante o recesivo, se herede con manifestaciones del padre(barras), madre(columnas) o el gen nuevo(barras-columnas). 

En los asuntos en que no se puede intervenir son los caracteres determinantes, que no tienen opción de cambio, por ejemplo, si tus papás son morenos o claros, y tus abuelos en la misma tonalidad y tus bisabuelos igualmente, por obvias razones no obtendrás otro tono ya que esa características se ha manifestado como el gen dominante del ADN familiar, o como los chinos y japoneses con ojos rasgados, quienes lógicamente transmiten esa característica compartida, sin embargo los avances tecnológicos pueden en estos días realizar gran cantidad de modificaciones tales como cambio de tez, peso (que también puede considerarse hereditario), forma de nariz, ojos, incluso el cambio de sexo, pero esto no se queda grabado en los genes los cuales seguirán manteniéndose intactos y posiblemente, siendo dominantes se seguirán heredando. 

Sin embargo la herencia genética no aplica únicamente a modelos humanos, las plantas, los animales, y muchos organismo pluricelulares responde a esta ley, claro está, que para ellos nos es difícil distinguir un patrón familiar debido a que todas las plantas o vegetales se distinguen por características físicas más constantes, pero podríamos mencionar esa nuevo tecnología, los alimentos transgénicos: Esos productos genéticamente modificados para que sean desarrollados con características deseadas o con habilidades exclusivas, como los tomates, chiles o cítricos, con patrones de color constantes, y con alteraciones genéticas que le permiten tener una mayor vida de anaquel. 

Cada vez más la tecnología nos ofrece un catálogo de opciones que nos darán en algún momento decidir la manera en que nuestros hijos tendrán su apariencia, sus fortalezas inmunológicas y modificaciones de carácter a nuestro placer, todo esto con una poderosa arma: El conocimiento de las propiedades y la manipulación del código genético. 
--- --- --- 
José Carlos Garrido

0 comentarios:

Publicar un comentario

Solo comentarios coherentes, de lo contrario, será bloqueado tu usuario.

Sigue por E´mail