8:52
0
Quien no ha escuchado la expresión “déjame son mis hormonas”, y es verdad, son ellas las causantes de muchos de nuestros comportamientos, a veces por exceso a veces por falta de ellas.

Y resaltando la importancia de ellas, en la activación de otras células y obtener así respuestas inmediatas, nos permiten entre otras cosas, la activación o para “poner al tiro” nuestros sentidos, en un estricto sentido metabólico, pero bueno, a veces la deficiencia o falta de estas son notorias en nuestros cambios de humor.

Las hormonas son producidas por las glándulas endocrinas, ubicadas en varias partes del cuerpo, para cada tejido tenemos una hormona que la ayudará, estás se transportan por la sangre, de aquí que cuando las mujeres presentan su ciclo menstrual, recurran a una escasez de hormonas, por la pérdida de sangre, que es “regulada “por otras que en exceso les provocan cambios de humor muy marcados o prominentes en su periodo menstrual.
Sin embargo los varones también tenemos, hormonas que resaltan el sistema de musculatura más marcado que las mujeres, también el de la sexualidad está comprobado que poseemos un nivel más alto y el del olor corporal.

Sin embargo existen otras hormonas no tan conocidas como las que provocan el sueño, el hambre, la sed, la ansiedad, la felicidad, el miedo, etc. Cada una juega un papel importante en los procedimientos de la vida diaria, de aquí que debemos evitar el consumo de productos que afecten las glándulas, como el alquitrán, que reduce la hormona del sueño, con lo cual provoca insomnios
y un desgaste cerebral, que puede terminal, en un tumor, o cefaleas, derrame o embolias.

La importancia de las hormonas es tal, que la alteración de la producción de estas nos puede llevar a cambios tan radicales como la apariencia del sexo opuesto, es decir, con hormonas masculinas (testosterona), podemos hacer que una mujer desarrolle musculatura, complexión, olor, incluso características como la barba y bigotes de un hombre, es decir pueden transformar los caracteres primarios de un género.

Cuidar nuestro cuerpo de todo tipo de adicciones no ayuda a mantener en estado optimo nuestras secreciones, cabe mencionar que existen también problemas relacionados con la herencia, lo cuales ya necesitan ser tratados con activos llamados hormonas sintéticas, las cuales son introducidas al organismo por medio de fármacos.

Solo es cuestión de poner atención a nuestro cuerpo y tomar en cuenta las prevenciones que nos indican diversos productos o alimentos, para seguir con las hormonas y glándulas en buen estado, no es muy complicado, solo tenemos que oír nuestros gritos del cuerpo humano.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Solo comentarios coherentes, de lo contrario, será bloqueado tu usuario.

Sigue por E´mail