7:52
0
Muchas son las razones por las que nuestra felicidad es desatada y el origen nos genera un placer y tranquilidad, todas estas reacciones tienen un origen común en todas las personas: Las hormonas, en este caso las Endorfinas. 

Las endorfinas son conocidas como las hormonas de la felicidad o la alegría, estas son responsables de los estados de calma, alegría y la sensación de enamoramiento, también se estimulan al realizar algún hacer deporte o cualquier actividad física, el cuerpo segrega endorfinas que producen un efecto calmante del dolor. 

Además, las endorfinas tienen la capacidad de actuar en el cerebro para disminuir la ansiedad y aumentar la sensación de bienestar. Las endorfinas tienen una gran influencia en la modulación del apetito, la liberación de hormonas sexuales y el fortalecimiento del sistema inmunológico. Para el proceso de enamoramiento, desde el estricto sentido hormonal y bioquímico este se tiene su origen en el cerebro y no en el corazón, pero quizá por cuestiones poéticas se menciona como el origen del sentimiento al órgano ubicado en el pecho, así como es abstractamente plasmado en la figura de “corazón” que adornan los hogares y tarjetas en fechas especiales. 


El cerebro es el órgano donde ocurre el enamoramiento, ya que cuando esto sucede se activa el área ventral tegmental, esta sección del cerebro tiene conexiones muy estrechas con el sistema límbico, el cual está integrado por la amígdala, hipocampo, entre otras glándulas endócrinas y con el apoyo de las Endorfinas se desata una bomba emocional que te anestesia cualquier malestar psicológico. 

Durante el proceso del amor, en el cerebro ocurren muchos cambios, donde neurotransmisores en este caso las Endorfinas y Dopaminas son los neurotransmisores que modulan la concentración entre las neuronas, estas regulan los estado de euforia, de obsesión por el ser amado, concentración solo en esa persona e incluso la motivación por lograr una meta. 

Otra sustancia involucrada es la Norepinefrina, que detalla y regula los mecanismos de motivación y recompensa, además de tener una participación importante en la respuesta activa ante un estresor; como la serotonina. 

La constantes emisiones de estas hormonas lograr estados de ánimos constantes y benéficos, salud optima y buena concentración, incluso los sistemas corporales son más eficientes y existe menos desgaste emocional por autoestima o depresión, así que puedes tomar actitudes que te hagan liberar estas fantásticas hormonas. 

Pero no importa lo que te haya escrito, la felicidad es eso, no solo la explicación bioquímica, la felicidad es el mejor estado de ánimo y es de agradecer a las Endorfina y Dopamina, quienes logran todos estos sentimientos.

Sigue por E´mail