17:37
0

He analizado varias muestras y he podido establecer un patrón de comportamiento alojado en todos los humanos, sin embargo este es en ocasiones imperceptibles para algunos y crónico para otros, Para esto establecí mis propios fundamentos: 

Es fácil de notar y difícil de describir, todos poseemos este tipo de trastorno en pequeña o gran escala, reside en un momento incómodo o trauma infantil que ha dejado una huella dentro de nuestra mente, un recuerdo inmediato, que, como dejavú, ataca con solo mirar una acción, canción u objeto. 

No estamos hablando de una demencia, es simplemente un fijo y aferrado sentimiento que la edad va modificando para ajustarlo a nuestra edad, pasemos a un lenguaje más sencillo. 

Nuestra niñez siempre es marcada por bueno y malos acontecimientos, muchos de ellos dejan marcas psicológicas que provocan malestares, incomodidades o fobias conforme pasan los años, puede ser desde una simple caída, o una burla de compañeros, hasta la muerte de un familiar o la separación de los padres, todo esto es una caja de opresión que no es posible compartir, pero si aligerar con una sincera plática verbal. 

Pero, ¿dónde se aloja el sentimiento peligroso, o el carácter variable?, está precisamente en esa caja de opresión, el sujeto se mantiene en una gran habitación con cerradura exterior, nada que se encuentre afuera puede modificar las acciones presentes en su mente, de esta manera su paisaje interior puede moldearse a su gusto, he aquí un complejo sistema donde los recuerdos generan una tranquilidad temporal falsa, enriquecida con mentiras o deseos futuros que hacen creer a la situación que todo está bien, logrando con esto que los pensamientos perjudiciales se encuentren en un estado tranquilo erróneo, que provoca que cualquier otro comentario sobre la absoluta verdad altere la situación del sujeto. 

Entonces, las personas con este tipo de trastorno son fáciles de identificar, 

* Poseen un carácter variable no de carácter hormonal 
* Generan un autocontrol falso fundamentado en mentiras 
* Las falacias creadas no tienen sustento más que en su misma imaginación 
* Tratan de demostrar su felicidad cuando existe y omiten las etapas de baja autoestima
* Exageran en su personalidad y en sus capacidades de apoyo empírico. 

Las personas inmersas en este conflicto, al ser atacadas con la realidad, son afectadas rotundamente, provocando en ellas un error de sincronización, el cual les facilita cometer errores públicos respecto a sus mentiras, quedando al descubierto su real situación, proceden con la negación de acciones y la remediación, con prolongados estados de soledad o vicios, con esto, podrían hundirse en un estado mental grave o con la mejor de las suertes, despertar y darse cuenta que la realidad podría encontrar un espacio en su lastimada conciencia. 
--- --- ---
José Carlos Garrido Hernández

0 comentarios:

Publicar un comentario

Solo comentarios coherentes, de lo contrario, será bloqueado tu usuario.

Sigue por E´mail