6:01
1
El cambio climático a consecuencia de las modificaciones en la naturaleza de nuestros ciclos, ha creado una revolución en el estado de la tierra, todo esto a consecuencia de los no considerados eventos catastróficos que sobre el planeta se ejercen con constantes alteraciones en su sistema. 

Uno de los más claros ejemplos es el calentamiento global, causado por la inestable variación de temperatura global, en las etapas o estaciones naturales que normalmente se efectuaban. Ahora con esta grave afectación, las temporadas de lluvia llegan fuera de su orden cronológico, estas son desproporcionadas o muy intensas, caracterizadas por fuertes ciclones, tormentas eléctricas y tropicales de gran intensidad, provocando grandes inundaciones, deslaves y miles de damnificados, por otro lado las temporadas de calor, se han convertido en inmensos oasis de sequía, con prolongadas exposiciones muy por encima de los rangos de temperatura por zona, que mantenían en años atrás. 
Los materiales actuales involucran gran cantidad de los residuos que afectan la capa de ozono, tales necesarios tanto en su productos final como en los procesos para su elaboración, por ejemplo en una simple lata de algún vegetal, o en proceso con él se fabrican plásticos o textiles, cuyos residuos producto de hidrocarburos se emiten sin consideración a la capa protectora del globo terráqueo. 

Está en nosotros reducir este daño, cabe mencionar que si bien el proceso dañino ya está muy grave, aun podemos con pequeñas y leves mejoras el ritmo de deterioro y así mismo mejorar nuestra calidad de vida, sin esperar a que un evento meteorológico acabe con lo que ahora conocemos o nos envenenemos en nuestros propios desperdicios.
--- --- ---
José Carlos Garrido Hernández

1 comentarios:

Publicar un comentario

Solo comentarios coherentes, de lo contrario, será bloqueado tu usuario.

Sigue por E´mail