6:20
0
¿A quién no le da asco sus mocos, cerumen, sudor, lagañas, y demás productos de “desecho del organismo”?, y bueno, en parte tiene un poco de coherencia, pero posiblemente no nos hemos dado cuenta de lo importante que eso es y lo que pasaría si no se presentaran.
Y dices con asco, - wakala! tienes un moco – imagínate la gran lucha que tiene tu organismo contra el polvo o las bacterias que han entrado en tus fosas nasales, tales intrusos han logrado burlar su poderosa defensa de vellosidades en la entrada y lograron penetrar, además la materia viscosa que recubre las paredes no logró atrapar las partículasdel intruso antes de avanzar.
Y que pasa entonces, automáticamente nuestro sistema de defensa, (ya que aunque sea solo una partícula de polvo, ya la considera ajena, intrusa, molestosa), se apresura a actuar, las paredes se humedecen y se genera una materia más viscosa, rodean la partícula hasta inmovilizarla.
Se forma un cumulo de una materia gelatinosa, no importa el color, lo realmente sorprendente es como nuestro organismo, reacciona de una manera tan rápido que en ocasiones es imperceptible a nosotros. Y rápidamente se da la señal al cerebro.
Con ayuda de nuestro sistema respiratorio se da la orden, el sistema ordena una toma de aire inmediata para comprimir y expulsar (la sensación de querer estornudar), se dilatan las fosas nasales y con una compresión espontanea, se libera de un disparo la partícula envuelta hacia lo más lejano del interior de la nariz, ¿Qué nos queda por hacer a nosotros? Tomarla con un papel y dirigirla a un bote de basura. Todo esto sucede en cuestión de segundos lo máximo que ha tardado este procedimiento ha sido 32 segundos, ¿sorprendente no?, ahora piensa que pasaría si esta respuesta no la ejerciéramos, si has tenido la oportunidad de ver la limpieza del radiador de un auto, o de cualquier filtro, podrás ver un ejemplo claro de cómo estaría nuestros pulmones, la diferencia obvia es que nosotros no podemos separar nuestra piezas para darle una limpiadita, el sistema inmunológico, mantiene nuestra homeostasis optima, esforzando en cada segundo porqueningún intruso entre, en las indeterminadas zonas propensas, todo lo hace para mantenernos sanos, tanto por solo una partícula de polvo (humo, tierra, arena, etc.), por enfermedad, (gripe, resfriado, etc.) o incluso por solo mirar hacia el cielo en un día soleado;
Por cierto hablando de este último punto, ¿saben por qué en ocasiones estornudas cuando miras hacia el sol?, sencillo, nuestra nariz tiene una temperatura óptima para realizar las funciones de protección, una ligera variación de esta produciría una falla en lo poros y puertos de secreciones, por lo tanto lo evita, por esta manera las fosas nasales están dirigidas hacia abajo, para que el aire permita regular la temperatura, antes de que por la inhalación se introduzca al cuerpo, por lo tanto al levantar la vista, las fosas nasales, quedan más expuestas y no generan la sombra que regula, el aire entra más caliente y el cuerpo lo detecta, e intenta eliminar esa porción de aire que entro con otra cantidad de calor, fuera del tolerado, ¿saben cómo?, exacto, con un estornudo.
Ahora dale otro valor a los mocos, fuertes guerreros que mantienen limpia tu nariz y organismo, y piénsalo dos veces cuando digas –odio esta gripe-, aunque sean imperceptibles son gritos del cuerpo humano.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Solo comentarios coherentes, de lo contrario, será bloqueado tu usuario.

Sigue por E´mail