10:57
0
 Y en un estudio que hizo la revista muy interesante marcaba, que en las mujeres había una tendencia en el apoyo al diseño de ropa, cuando en la temporada actual vean, a las de aproximadamente 20 años atrás, las consideraban fuera de moda o ridículas, sin embrago con el paso del tiempo comenzaban a cambiar las fases, al incrementar la edad, reducían su rechazo hacia esas prendas, pasando desde el estado de “nunca me lo pondría” a “esta chistoso” después “es curioso”, “no esta tan mal” hasta el grado de llegar a usarlo, el ensayo aplica una escala de 42 años y menciona que puede ser estandarizado en75% de mujeres.
Analizando este ensayo descubrí que también existe un patrón para varones, pero que obvio no está basado en la moda de textiles, si no en afición a los autos, y es cierto no aplica al 100% de los hombres, ya que no todos son fanáticos a ellos, pero con un estudio puedo afirmar que la fracción utilizable, aplica esta tendencia.
Desde que eres niño tenemos la idea si los autos no llamarán la atención, aunque a la mayoría se nos regalan “carritos” de niño por ser varones, mucho no le toman mayor importancia, pero ves a tu papá en un auto actual de su época, y dices; esta bonito el carro de papá, que obviamente es joven (el padre), sin embargo, un tiempo después por voluntad propia, y avanzado su afición terminan por afirmar; “yo quiero un auto, pero no un auto pequeño quiero un camionzote, un tráiler”, y pueden practicarlo con un niño, pregúntenle como les gustaría un auto, pequeño o grande, verán la respuesta. Pasado un tiempo comienzas con la adolescencia y ya los autos como camiones no te atraen, ahora ves pasar los autos de lujo o deportivos y te sueñas en uno de ellos, forzando el motor y haciendo nubes con las llantas quemando el asfalto, incluso muchos en esta han optado por trabajar hasta tenerlo, pedir a su padre o endeudarse con uno, y muchos debido a esa adrenalina comprimida han muerto en malabares peligrosos.
Sin embargo llega el momento de la estabilidad, que es la madurez de tu edad, ahí ya no importan los autos agresivos ni los grandes volúmenes, solo quieres un auto que te mueva, pero es difícil ocultar que te gustaría montarte sobre uno de los autos de la época, en que creciste, sin lugar a duda tornas en un amor a la temporada y los actuales te parecen bastante informales con demasiadas cosas inútiles y vuelves con tu auto que siempre te pareció bonito: un musscle o un lujoso de temporada atrás, o simplemente un Clásico.
… … …
José Carlos Garrido Hernández

0 comentarios:

Publicar un comentario

Solo comentarios coherentes, de lo contrario, será bloqueado tu usuario.

Sigue por E´mail